Skip to content
or

Language switcher

banner image

Tierras robadas y bosques en extinción en Chile: Nuevo informe

Forests, trees and mountains in Chile's Araucania region

Un nuevo informe de Environmental Paper Network, la Coalición Mundial por los Bosques y Colectivo VientoSur revela otro caso de “Plantaciones en conflicto”, esta vez en Chile. leer el informe en español

La policía militar chilena fue enviada recientemente a la guarnición de la Araucanía, en el centro-sur de Chile, donde la industria de la celulosa y el papel está envuelta en un largo conflicto con el pueblo indígena mapuche. Esto no es una buena señal. El pasado mes de noviembre, el ex presidente Piñera declaró el estado de excepción en la zona y, pocos días después, dos miembros de la comunidad mapuche fueron asesinados por la policía militar, demostrando una vez más que las medidas excepcionales sólo aumentan la desconfianza y la violencia en un conflicto de larga duración.

El conflicto por la tierra comenzó en 1974, cuando las empresas forestales, apoyadas por la dictadura militar, tomaron las tierras indígenas para desarrollar plantaciones. En estas plantaciones, fuertemente subvencionadas por la junta militar, dos de estas empresas construyeron los actuales conglomerados de pulpa y papel, Celulosa Arauco y CMPC.

En las mismas décadas, vastas extensiones de bosques naturales se convirtieron en plantaciones. Las plantaciones madereras se multiplicaron por diez entre 1975 y 2007 y ahora ocupan casi la mitad (43%) del paisaje del centro-sur de Chile. Mientras tanto, los bosques naturales se redujeron. Por ejemplo, en la cordillera de Nahuelbuta, entre las regiones del Bio Bío y la Araucanía, en los 25 años transcurridos entre 1986 y 2011, un tercio de los bosques naturales fueron sustituidos por monocultivos madereros.

El retorno de la democracia en Chile no remedió el daño: los bosques naturales no han sido restaurados, ni las tierras robadas han sido devueltas a sus dueños tradicionales. Por el contrario, las plantaciones a gran escala han seguido expandiéndose y ejerciendo presión sobre los hábitats circundantes.

Su consumo intensivo de agua por parte de las plantaciones de madera para celulosa ha agotado la capa freática y esto, junto con el cambio climático, está provocando una ola de sequías e incendios forestales que amenaza directamente a los bosques naturales restantes, así como al clima mundial.

Las comunidades indígenas intentaron reclamar sus tierras tradicionales, pero se encontraron con la violencia y la criminalización que se tradujeron en una escalada de protestas y represión.

Todos estos impactos, así como los pasos necesarios hacia las soluciones, han sido documentados en un documento publicado por EPN junto con el Colectivo Viento Sur y la Coalición Mundial por los Bosques: Tierras robadas y bosques en extinción en Chile. El informe es el capítulo 3 de una serie de informes de investigación global de EPN titulada “Plantaciones en conflicto”.

En su discurso a la nación, el nuevo chileno Presidente Boric dijo: “Sabemos que la restitución de tierras es una de las demandas más sentidas por los pueblos indígenas. (…) Estamos diseñando, con responsabilidad, una propuesta que permita resolver esta situación y que involucre a todos los actores de la zona.” Este es un reconocimiento sin precedentes de las verdaderas raíces de los conflictos en la región de la Araucanía, y un gran paso hacia adelante. Sin embargo, el conflicto en la región está enconado, y no hay tiempo que perder.

  • Instamos a la industria de la celulosa y el papel (Arauco, CMPC) a reconocer todas las tierras que han sido de las comunidades locales, en un proceso de mapeo inclusivo y transparente, y un programa de restitución integral e igualmente inclusivo y transparente. También pedimos que se reduzcan y desintensifiquen las plantaciones para minimizar el impacto en la capa freática y que se restauren los ecosistemas naturales impactados mediante la participación de las organizaciones locales en la planificación, gestión y seguimiento.
  • Hacemos un llamamiento a la República de Chile para que defienda y garantice de forma rápida y coherente los derechos de las comunidades indígenas a sus tierras ancestrales, aunque hayan sido robadas hace décadas, y para que proteja los bosques naturales del país de usos irresponsables de la tierra.

Encuentre el informe completo aquí: Plantaciones en conflicto 3: Tierras robadas y bosques en extinción en Chile . Disponible también en inglés.

Fuente: EPN

11 jul, 2022
Posted in Bosques y Cambio Climático