Skip to content

Language switcher

El chaco bajo ataque.

16 Oct, 2018
Posted in Forests, Land and Agriculture, Life as Commerce, Livestock, Unsustainable Livestock Production

Un fotoensayo sobre las comunidades indígenas en la región del Chaco de Paraguay y su existencia en un paisaje amenazado por las agroindustrias y las políticas comerciales internacionales.

Por Fernando Franceschelli e Ines Franceschelli, Coalicion Mundial por los Bosques

Hoy es el Día Mundial de la Soberanía Alimentaria. Para conmemorar la ocasión, les traemos este foto ensayo para resaltar la difícil situación de las comunidades indígenas que viven a la sombra de una agroindustria tóxica, con sus territorios contaminados y sus recursos extraídos y exportados al extranjero.

“El Chaco” ha sido el hogar durante milenios de al menos 15 grupos de pueblos indígenas. Pero en los últimos años, la tierra ha sido invadida por la agroindustria para la producción ganadera insostenible, en la medida en que ahora hay el doble de cabezas de ganado en el Chaco que seres humanos en todo Paraguay. Como resultado, el Chaco está perdiendo bosques a una tasa de 2,000 hectáreas por día, y es reconocido como uno de los lugares más deforestados en la Tierra. Y para empeorar las cosas, la tierra está siendo cubierta cada vez más por la soja modificada genéticamente y los agroquímicos tóxicos, que van de la mano. La soja se produce principalmente como materia prima para las granjas industriales en Europa y otras partes del mundo. Los ganaderos y los plantadores de soja han robado tierras indígenas en el Chaco y han obligado a su gente a trabajar como esclavos.

Todos los días, los habitantes del Chaco ven inmensas caravanas de barcos y barcazas que pasan ante sus ojos, llevándose sus recursos para alimentar a otros en lugares lejanos mientras las ganancias económicas de este comercio permanecen fuera de su alcance. Las reglas comerciales injustas y de explotación que han provocado la toma de control por parte de la agroindustria en el Chaco empeorarán aún más con el Tratado de Libre Comercio UE-Mercosur propuesto. Este acuerdo dará a las corporaciones aún más poder para priorizar la producción de carne, cerdo y pollo para los consumidores europeos, mientras que las vidas de los habitantes del Chaco permanecerán sumergidas en la pobreza y el hambre.

Las fotos a continuación ofrecen un vistazo a las vidas de los Pueblos Indígenas del Chaco y las luchas que enfrentan.


A pesar de vivir a lo largo del río Paraguay, uno de los ríos navegables más importantes de las Américas, los Pueblos Indígenas del Chaco viven vidas completamente aisladas, olvidadas por los gobiernos y las políticas públicas.

En la foto se muestra una anciana Ayoreo de la comunidad de Puerto María Auxiliadora.

Mirando en la distancia, no dice una sola palabra mientras escucha a otros narrar su historia. Solía vivir en el bosque como miembro de una de las tribus no contactadas del Chaco. Cuando aún era joven, en los años 70, fue contactada y llevada a la “civilización”. La mayoría de los Ayoreo mueren a causa de enfermedades como el sarampión cuando son contactados por primera vez, ella fue una de las pocas que sobrevivieron.

Photo by Fernando Franceschelli


En la foto aquí está Puerto Diana en Alto Paraguay. En primer plano, miembros de la comunidad indígena Ishir cruzan el río Paraguay en un pequeño bote. En el fondo hay un gigantesco remolcador que arrastra un convoy de barcazas que transportan productos del Chaco, como la soja. En Paraguay, dos productos principales representan hasta el 80% del valor de exportación: el ganado y la soja. Un acuerdo comercial entre la UE y los países del Mercosur solo exacerbará la alta tasa de deforestación y devastación de tierras para dar paso a la cría de ganado y monocultivos de soja.

Photo by Fernando Franceschelli


Un hombre Ishir de Puerto Esperanza camina hacia los límites de la comunidad para cortar leña.

 Las comunidades aquí dependen de la pesca, y también crían cerdos y pollos para su subsistencia. Prácticamente nada queda de su bosque porque todo ha sido despejado para plantar soja y pastar ganado. Estas comunidades están en una batalla constante con la agroindustria y los grandes ganaderos, que han tomado sus tierras y han limitado su acceso a ellas. La ausencia total de infraestructura estatal significa que no hay un estado de derecho en estas áreas.

El acuerdo UE-Mercosur podría crear un marco que restrinja la capacidad del estado para definir políticas que favorezcan la producción y el consumo sostenibles. Las reformas fiscales y los subsidios que apoyan a los pequeños agricultores y otros métodos de producción ganadera sostenible no serían posibles bajo el acuerdo actualmente propuesto. Esto encerraría a lugares como el Chaco en ciclos continuos de destrucción ecológica, desplazamiento de pueblos indígenas y extracción de recursos.

Photo by Fernando Franceschelli


Una caravana (también conocido como convoy) de once barcazas navega a lo largo del cruce del río Paraguay frente a una cordillera que se encuentra en el vecino país de Brasil.

En Paraguay, el cultivo de soja ha desplazado la producción de alimentos hasta el punto en que el 60% de las verduras consumidas por los paraguayos ahora son importadas.

Photo by Fernando Franceschelli


Aquí se muestra un baño improvisado hecho con madera Caranday a orillas del río Paraguay en Puerto Pollo. Caranday es una palmera nativa, utilizada para la construcción de viviendas.

El abandono de los Pueblos Indígenas del Chaco por parte del estado es tal que las comunidades locales aquí carecen incluso de servicios básicos de salud, saneamiento y comunicación. Los ingresos provenientes de la producción de soja y carne de res, concentrados en manos de unos pocos, aún no han llegado a la gente del Chaco. Mientras las corporaciones aumentan sus ganancias, la gente local enfrenta el exterminio.

Photo by Fernando Franceschelli


Un pescador de la comunidad Ishir de 14 de Mayo muestra la captura del día frente a una pared de corteza de Caranday.

La pesca artesanal es una de las principales fuentes de alimentos para las comunidades indígenas del Chaco. El río hoy está significativamente contaminado, como resultado de las cantidades masivas de escorrentía tóxica de las plantaciones de soja modificadas genéticamente en el área.

Photo by Fernando Franceschelli


Una joven lava ropa en las aguas del río Paraguay en la comunidad Ishir de Puerto Diana.

La mayoría de las mujeres hacen tareas domésticas y producen artesanías. Algunas han logrado ir a la escuela y se han convertido en maestras en sus propias comunidades pero, lamentablemente, para ganarse la vida muchas también terminan como trabajadoras sexuales en la capital, Asunción, o en los pueblos vecinos de Brasil.

Photo by Fernando Franceschelli


Un perro hambriento mira a la cámara. El hambre prevalece sobre una tierra que parece estéril gracias a un modelo económico de extractivismo que prioriza el excesivo consumo de carne y lácteos por parte de los europeos por encima de la supervivencia de mujeres y hombres indígenas en el Chaco.

Las políticas gubernamentales deberían garantizar dietas saludables pero acuerdos comerciales como el UE-Mercosur, impulsan el poder de corporaciones quienes utilizan la tierra con fines comerciales.

Photo by Fernando Franceschelli


La vida resiste la muerte y la destrucción en el Chaco.
En la comunidad ayoreo de Carmelo Peralta, una madre mira con amor a su hija recién nacida.

Photo by Fernando Franceschelli