Skip to content
or

Language switcher

banner image

Planta de biomasa de Arauco en Valdidia: emisiones de carbono y conflictos con comunidades Indígenas en Chile

Este estudio de caso, elaborado por Colectivo VientoSur, la Coalición Mundial por los Bosques y la Environmental Paper Network, evalúa los impactos de la planta de energía eléctrica a partir de biomasa Valdivia, en la región de Los Ríos, en el sur de Chile, que forma parte del complejo de celulosa Valdivia, que produce 550.000 toneladas anuales, operado por Celulosa Arauco y Constitución S.A. (Arauco).

Descargue el estudio de caso (2.2MB): EspañolInglés

Se trata básicamente de plantas autónomas de energía eléctrica a partir de biomasa que necesitan más materia prima que los residuos producidos por las plantas de celulosa adyacentes, lo que significa que hay que llevar más madera a la planta y quemarla para poder vender electricidad a la red pública. Los responsables afirman que la electricidad “renovable” que producen sustituye a la producida con combustibles fósiles, lo que contribuye a reducir las emisiones, a diversificar sus fuentes de ingresos y aumentar sus ganancias.

La planta Valdivia de Arauco, construida a principios de la década del 2000 en el sur de Chile, es un buen ejemplo de ello. Sin embargo, para que estos proyectos sean eficaces en la mitigación climática y realmente “limpios”, deben reducir realmente las emisiones y no deben depender de procesos destructivos que perjudiquen la resiliencia de las comunidades. Como describe este estudio de caso, la planta de Valdivia no cumple con ninguno de estos requisitos.

La falsa premisa de que la quema de madera procedente de bosques o plantaciones “gestionadas de forma sostenible” es neutra en cuanto a emisiones de dióxido de carbono, implica que no se contabilizan las emisiones de dióxido de carbono procedentes de la combustión tanto en la de Valdivia como en otros lugares, a pesar de la gran cantidad de pruebas que demuestran claramente que la generación de electricidad a partir de biomasa forestal es muy contaminante, con algunas excepciones. Por si esto fuera poco, la madera que se quema en Valdivia procede, en última instancia, de vastas zonas de plantaciones industriales de eucaliptos y pinos que han tenido un impacto profundamente negativo en los Pueblos Indígenas Mapuches de Chile.

¡Descargue el estudio de caso para leer más!

 

 

20 oct, 2021
Posted in recursos y publicaciones, Bosques y Cambio Climático