Skip to content
or

Language switcher

banner image

Las soluciones al cambio climático basadas en la naturaleza son perjudiciales para las mujeres, según un nuevo inform

An Indigenous woman in Paraguay affected by climate change

COMUNICADO DE PRENSA

2 de noviembre de 2021 — Las soluciones al cambio climático basadas en la naturaleza, como las compensaciones de carbono basadas en los bosques, causan un importante daño medioambiental y social a los medios de vida de las mujeres en todo el mundo, advierte un nuevo informe de la Coalición Mundial por los Bosques presentado al inicio de la COP26 en Glasgow.

Basado en investigaciones realizadas por organizaciones de pueblos indígenas, grupos de derechos de la mujer, organizaciones comunitarias y ONG de Chile, Paraguay, Ruanda, RDC, India, Nepal, Rusia y las Islas Salomón, el informe, llamado “Justicia de género y acción climática: Un análisis feminista de la elaboración de políticas forestales y climáticas”, afirma que las compensaciones de carbono de los bosques y otras denominadas soluciones basadas en la naturaleza tienden a reforzar las injusticias de género existentes al ignorar los derechos, las necesidades y los medios de vida de las mujeres rurales, las niñas y otros grupos subrepresentados.

El informe concluye que las políticas que abordan el cambio climático mediante la plantación de árboles o la protección de los bosques suelen ignorar la desigualdad en el acceso y el control de los recursos entre las comunidades de primera línea por motivos de género, clase, raza, casta, edad y capacidad, así como otras formas de discriminación. Como resultado, mantienen un sistema injusto de formas de opresión que se entrecruzan y que reproduce y refuerza las barreras estructurales a la justicia climática, en lugar de derribarlas.

“Se necesitan urgentemente políticas eficaces para hacer frente a la emergencia climática y restaurar los bosques. Sin embargo, cuando estas políticas nacen de las mentalidades coloniales y patriarcales existentes, sólo perpetúan las causas fundamentales de la crisis que se supone que deben abordar”, afirma Jeanette Sequeira, coordinadora de la campaña de justicia de género de GFC y autora del informe. 

Las soluciones basadas en la naturaleza ocupan un lugar destacado en la agenda de la Cumbre de Glasgow, que arrancó con un renovado compromiso para frenar la deforestación de parte de 100 países. El Reino Unido y otros gobiernos y empresas del Norte las promueven activamente como un enfoque barato de mitigación del cambio climático, que permite a los países evitar una reducción significativa de las emisiones. Por ejemplo, empresas como el gigante de la pulpa y el papel Arauco en Chile venden créditos de compensación de carbono a través de la Plataforma de Compensación de Carbono de la ONU para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero en otros lugares. Sin embargo, grupos de ONG como CBD Alliance y CLARA y movimientos sociales como el Women and Gender Constituency de la Convención del Clima afirman que estos proyectos permiten a los contaminadores continuar con sus actividades nocivas y también apoyan la expansión de las plantaciones de monocultivos de árboles, con graves impactos ambientales y sociales, especialmente en las mujeres[1].

“La experiencia en Chile ha demostrado que las plantaciones de monocultivos de árboles destruyen la biodiversidad y los medios de vida de los pueblos indígenas y las comunidades locales, y las mujeres suelen llevarse la peor parte de estos impactos”, afirma Johanna Molina, de Colectivo VientoSur, autor de un estudio de caso.

“La Cumbre de Glasgow corre el riesgo de convertirse en una cumbre de falsas soluciones”, afirma la directora de GFC, Simone Lovera. “Si permitimos que las empresas de combustibles fósiles, los productores de ganado industrial y otros grandes contaminadores se salgan con la suya comprando compensaciones de carbono forestal, cualquier acuerdo en Glasgow será simplemente palabras huecas y socavará fatalmente todos los acuerdos climáticos existentes”.

El informe también muestra que los grupos de mujeres suelen liderar la acción climática transformadora de género. “La conservación y la restauración de los bosques son de suma importancia para la mitigación y la adaptación al cambio climático, y las mujeres desempeñan un papel clave en las iniciativas de protección de los bosques llevadas a cabo por los pueblos indígenas y las comunidades locales”, añade Coraina de la Plaza, coordinadora de la campaña sobre el cambio climático de la GFC. “Reconocer sus derechos de tenencia y gobernanza sobre estos bosques es, por tanto, la forma más eficaz, eficiente y equitativa de detener la pérdida de bosques y eliminar el carbono de la atmósfera.”

[1] Véanse los siguientes recursos:

http://www.cbd-alliance.org/sites/default/files/documents/CBDA%20HLS%20Statem%20virtualCOP%2015.pdf

https://womengenderclimate.org/wgc-cop26-key-demands/

https://www.clara.earth/netzero 

https://www.corporateaccountability.org/resources/fact-file-still-a-big-con/

CONTACTO: Simone Lovera, directora de GFC +595-981-407375

PARA MÁS INFORMACIÓN: megan@globalforestcoalition.org +1 202 365 6900

2 nov, 2021
Posted in Press releases, Justicia de género y bosques, Bosques y Cambio Climático