Skip to content

Language switcher

Las mujeres de Guahory luchan por la tierra:

16 Oct, 2018
Posted in Land and Agriculture, Life as Commerce, Livestock, Unsustainable Livestock Production

Un ensayo fotográfico para el Día Mundial de la Soberanía Alimentaria sobre los impactos de la agroindustria tóxica en Paraguay y el acuerdo de libre comercio UE-Mercosur

Por Fernando Franceschelli e Ines Franceschelli, Henoi y Coalición Mundial por los Bosques

En el Día Mundial de la Alimentación, les presentamos este ensayo fotográfico que cuenta la historia de las mujeres rurales de la comunidad de Guahory, en Paraguay, y su lucha contra los impactos de los agronegocios. Paraguay es un país con una riqueza natural extraordinaria y una población pequeña de 7 millones de habitantes, sin embargo, alberga a 2 millones de personas pobres y 800,000 personas desnutridas. Más de 1,6 millones de mujeres en edad fértil padecen anemia.

Estas impactantes estadísticas se deben al hecho de que la agroindustria ejerce control sobre nuestro territorio nacional. Estas corporaciones han convertido a Paraguay en una empresa agropecuaria que crea productos para la exportación en lugar de alimentos para la población local. La agroindustria ocupa el 94% de las tierras cultivadas en Paraguay lo cual ha hecho que la deforestación y la contaminación de nuestras tierras crezca a un ritmo escandaloso, y que la riqueza de nuestro país se haya concentrado, en la medida en que el 10% más rico de la población gana más de 4 veces lo que gana el 40% más pobre. No respetan las leyes, no pagan impuestos y reclaman más del 80% de la riqueza producida en nuestro país. Para todo esto proporcionan solo el 2,5% de los puestos de trabajo.

A medida que el panorama político en América del Sur se desplaza hacia una forma aún más despiadada de neoliberalismo, estos impactos empeorarán. Impulsando este cambio encontramos el acuerdo de libre comercio UE-Mercosur entre la UE y algunas naciones sudamericanas, entre las que se encuentra Paraguay. Los esfuerzos para liberalizar el comercio internacional de productos básicos clave, como la soja y la carne de res, causarán más desalojo y desplazamiento de la población rural y más deforestación. Es sobre las mujeres en donde estos impactos recaerán desproporcionadamente.

Las mujeres paraguayas carecen de acceso a la educación y al empleo, y el 40% de las familias dependen de las mujeres para mantenerse. Pero también son líderes en la lucha contra la agroindustria y su modelo insostenible de producción. Este modelo se ha expandido con la complicidad gubernamental, y las comunidades que luchan contra él son criminalizadas y perseguidas, y sus activistas son asesinados.

Estas fotos cuentan las historias de las mujeres paraguayas y sus luchas para proteger sus comunidades, la tierra y el estilo de vida.


Una mujer de la comunidad Guahory.

“Necesitamos abrir nuestros ojos, trabajar con nuestra conciencia y reconocer nuestro poder popular. ¡Juntos, mujeres y hombres, por un nuevo país! ”

Foto de Fernando Franceschelli


Los pies de una campesina plantados en el suelo.

“¿Qué vamos a hacer sin nuestras semillas campesinas, Qué vamos a plantar? ¿Semillas genéticamente modificadas? Nuestra Tierra no terminará, el dinero si”.

Foto de Fernando Franceschelli


La intensificación de la producción de ganado y materias primas derivadas del acuerdo comercial entre la UE y Mercosur conduciría a una mayor deforestación y destrucción del ecosistema, daños a las comunidades y pueblos indígenas y sufrimiento animal.

“Es necesario recuperar nuestro trabajo comunitario. Para evitar el uso de agroquímicos, la solidaridad mutua es fundamental. La reforestación, la recuperación del suelo, las ferias agrícolas locales, la recuperación de nuestra cultura alimentaria local son fundamentales para nuestra resistencia. Sería bueno tener un vivero de remedios naturales en cada organización e intercambiar las plantas de semillero”.

Foto de Fernando Franceschelli


Una campesina de Guahory preparando carne para el almuerzo. Si bien el acuerdo de libre comercio entre la UE y Mercosur incluirá cuotas para productos agrícolas destinados a aumentar las exportaciones de carne de vacuno de los países del Mercosur a la UE, los campesinos tendrán aún más dificultades para practicar sus medios de vida tradicionales y sostenibles.

“En nuestras comunidades, no hay escuelas. Los jóvenes se ven obligados a abandonar la comunidad. Nuestros productos no tienen precio. No hay servicios de salud. Hemos perdido nuestras semillas y conocimiento. Estamos perdiendo nuestro patrimonio más importante, nuestra cultura “.

Foto de Fernando Franceschelli


Una joven de la comunidad Guahory.

Muchos Guahory han sido violentamente desalojados, y sus tierras fueron tomadas para la siembra de monocultivos de soja.

 “Nuestra mayor fortaleza para la resistencia proviene de nuestras organizaciones, nuestra conciencia y nuestro deseo de luchar. Al organizarnos, ya hemos confrontado a la policía varias veces para lograr detener la fumigación con pesticidas químicos por parte de los agronegocios en nuestros territorios ”

Foto de Fernando Franceschelli


Mujeres campesinas cocinando para una olla popular. Estas comidas comunitarias son un espacio importante para que las mujeres se reúnan y organicen.

“Podemos y queremos proporcionar alimentos saludables y sin químicos para nuestros niños y familias”.

Foto de Fernando Franceschelli


Aquí se muestra una vivienda improvisada construida por miembros de la comunidad después de que su hogar fue destruido por las fuerzas de seguridad en un intento de desalojarlos.

“A pesar de todo, no hemos dejado de producir. Nuestra agricultura campesina enfría el planeta. Practicamos la diversificación de cultivos, no usamos productos químicos y protegemos los suelos. Nos resistimos conservando nuestras propias semillas y luchando por la tierra. Nos resistimos porque conservamos nuestro conocimiento ancestral; nuestro conocimiento es nuestro poder”.

Foto de Fernando Franceschelli


Esta joven es víctima de fumigación aérea. Su tierra está al lado de una granja industrial. El acuerdo entre la UE y Mercosur aumentará el área de tierra que se rocía con pesticidas desde el aire, lo que continuará desplazando a las comunidades locales y los alejará de sus formas de vida tradicionales. La UE está tratando de frustrar las negociaciones sobre un tratado legalmente vinculante que haría responsables a las empresas transnacionales por las violaciones de derechos humanos provocadas por sus cadenas de suministro.

“Lo peor son las fumigaciones aéreas que afectan a todos nuestros cultivos. Podemos detener los tractores, pero no podemos detener los aviones. Muchos de los miembros de nuestra comunidad se ven obligados a vender sus tierras debido a los químicos en sus campos, fuentes de agua y hogares. Se ven obligados a vivir en los límites de las ciudades donde enfrentan muchas dificultades ”.

Foto de Fernando Franceschelli


Una olla de mandioca (yuca) que se cocina para el almuerzo. Mandioca es un cultivo básico para las comunidades campesinas en Paraguay. Además de los productos agrícolas, el acuerdo UE-Mercosur también trae el control de la propiedad intelectual a la mesa, poniendo más control en las manos de las empresas y lo que significa que los campesinos podrían encontrar más difícil compartir y utilizar sus semillas tradicionales.

“Tenemos que mejorar las prácticas agroecológicas, buscar la soberanía alimentaria, Abandonando el uso de agrotóxicos, fabricando venenos caseros, orgánicos. Con capacitación, es posible aprender cómo hacer todo esto y volverse autónomos.”

Foto de Fernando Franceschelli


Las mujeres de la comunidad se reúnen con sus hijos que, como ellos, deberán organizarse para proteger sus tierras y sus medios de vida. El acuerdo UE-Mercosur vinculará a las comunidades sudamericanas con generaciones de lucha, lo que agravará los impactos que ya experimentan.

“El futuro del mundo está en nuestras manos, en las manos de las mujeres pobres. Si fuera por ellos, deberíamos darlo todo por perdido, pero vamos a seguir luchando.”

Foto de Fernando Franceschelli