Skip to content
or

Language switcher

Derechos de las Mujeres y Empoderamiento

Los ecosistemas forestales son cruciales para mantener los innumerables sistemas diversos e interconectados que sustentan los medios de vida de las personas, reponen las fuentes de agua y fomentan la biodiversidad, todo lo cual se combina para formar elementos importantes de un medio ambiente saludable. La deforestación tiene un impacto negativo directo en estos sistemas dependientes/conectados porque además de causar la destrucción de la biodiversidad, el secado de las fuentes de agua y la erosión del suelo también afecta directamente a las comunidades forestales. Esto entonces crea nuevas desigualdades y exacerba las existentes, ya que las personas pierden sus principales medios de subsistencia, sus territorios, así como las actividades socioculturales vinculadas a sus bosques. Las mujeres indígenas y rurales a menudo se ven desproporcionadamente afectadas por la pérdida de bosques, dadas sus papeles y prácticas diarias que dependen de ecosistemas forestales saludables. Esto aumenta la carga de trabajo de las mujeres, tanto el trabajo productivo como reproductivo.

Las mujeres en toda su diversidad experimentan la marginación de formas múltiples e interrelacionadas, según su condición social, etnia, edad, clase, orientación sexual e identidad de género, entre otros. Se enfrentan a barreras sistémicas por las normas sociales patriarcales que las excluyen de la toma de decisiones y las leyes y prácticas discriminatorias que impiden su acceso a la tierra y los bosques.

Las actividades extractivas, apoyadas por un sistema económico capitalista que privilegia el crecimiento del PIB y las empresas sobre el bienestar de las personas y los ecosistemas saludables, conducen a la degradación de los bosques y a la violación de los derechos de las mujeres. En consecuencia, es importante analizar los impactos diferenciados por género de los impulsores de la deforestación y promover los derechos de las mujeres en las políticas de conservación de los bosques. La Coalición Mundial por los Bosques colabora con grupos de mujeres y comunidades locales para investigar y comprender los impactos de la deforestación a nivel comunitario, así como documentar iniciativas y soluciones basadas en la comunidad y dirigidas por mujeres para detener la pérdida de biodiversidad. Otra estrategia clave de La Coalición Mundial por los Bosques es la creación de capacidades a nivel local y mundial sobre las políticas forestales que tengan en cuenta las cuestiones de género, así como sobre los derechos de la mujer y la participación de las mujeres en la toma de decisiones y en la conservación de los bosques.

Junto con los movimientos feministas y las redes de mujeres a nivel de políticas multilaterales internacionales, la Coalición Mundial por los Bosques aboga por los derechos de las mujeres y las políticas de conservación de los bosques sensibles al género. La Coalición Mundial por los Bosques trabaja con el Grupo Principal de Mujeres (WMG) en el desarrollo sostenible, así como en el seguimiento de los procesos de las Naciones Unidas sobre el medio ambiente. Además, formamos parte de la Women and Gender Constituency en el proceso de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y del Caucus de mujeres en la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB). Por último, la Coalición es socio del Programa #Women2030, que trabaja para promover la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible con una perspectiva de género. 

El Programa #Women2030 se está implementando en 52 países de diferentes regiones del mundo. Está dirigido por una coalición de cinco organizaciones de redes de mujeres y género que colaboran para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con equidad de género y justicia climática.

Nuestro objetivo es integrar los derechos de las mujeres y la igualdad de género en todas nuestras políticas y actividades de campaña de la Coalición Mundial por los Bosques.

Sigue #Women2030 Facebook y Twitter