Skip to content

Language switcher

Producción Ganadera Insostenible

El continente Latino Americano tiene los niveles más altos de deforestación del mundo. Las principales causas son la ganadería y los cultivos masivos, principalmente de soja, que se utilizan como alimento para el ganado. Estos métodos no sostenibles de producción ganadera industrial son uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Las emisiones de gases de efecto invernadero globales del sector ganadero varían de un estimado 14,5% a un sorprendente 51% si se tienen en cuenta todos los efectos secundarios. Para muchos consumidores del hemisferio norte, la reducción del consumo de carne y productos lácteos es uno de los pasos más eficaces para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero individuales.

Cada año, más de 60 billones de animales son criados para consumo humano. La producción de carne y productos lácteos ya utiliza el 30% de la superficie terrestre del planeta, el 70% de las tierras agrícolas, y representa el 8% del agua que los seres humanos utilizan, sobre todo para el riego de los cultivos forrajeros. De acuerdo a la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO por sus siglas en inglés), la industria ganadera mundial es “probablemente la mayor fuente sectorial de contaminación del agua”, y uno de los agentes principales de la deforestación y la pérdida de biodiversidad.

Si se continúa con los niveles de consumo actuales de carne y lácteos, será imposible alimentar a la población mundial en las próximas décadas, si se utilizan grandes cantidades de cereales y otros cultivos destinados para alimentación animal en lugar de alimento para las personas. Como se destaca en el reciente informe del Relator de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, las pequeñas explotaciones familiares están dando paso rápidamente a modelos de granjas industriales a gran escala. Esto es particularmente frecuente en la industria ganadera donde millones de animales son criados en condiciones industriales, inhumanas e insalubres. Estas operaciones, junto con los recursos necesarios para cultivar el grano y el aceite para las comidas (principalmente soja y maíz) para la alimentación de ganado, ejerce una fuerte presión sobre los bosques del mundo y las comunidades humanas.

Tristemente, esta industria altamente insostenible continúa recibiendo el apoyo activo por parte de gobiernos, incluyendo más de $50 billones en subsidios por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Estos recursos deben reorientarse para apoyar métodos más sostenibles tales como prácticas de pastoreo que mejoran la conservación y restauración de los bosques a través de la aplicación de conocimientos tradicionales.

Junto con su aliado Brighter Green, una organización de acción ambiental con sede en Nueva York, la GFC defiende:

  1. La eliminación de incentivos perversos legales, fiscales y otros tipos, para cadenas de productos como la producción insostenible de vacas y forraje para animales, que constituyen una de las principales causas de pérdida de bosques.
  2. Reorientación de las subvenciones y otras formas de apoyo económico a la producción ganadera insostenible en línea con las metas Aichi del Convenio sobre la Diversidad Biológica. La reorientación de subsidios liberaría cantidades significativas de apoyo financiero para las formas más sostenibles de producción agrícola que no sólo contribuyen a la mitigación del cambio climático sino también a la adaptación al cambio climático.
  3. Reconocer y apoyar los territorios y áreas conservadas por pastores y su conocimiento tradicional relacionado con la mitigación y adaptación al cambio climático.
  4. El desarrollo y la implementación de una legislación estricta que prohíba prácticas ganaderas que den lugar a la contaminación del medio ambiente, estándares laborales débiles, acaparamiento de tierras, riesgos para la salud y el maltrato de animales.
  5. Detener la negociaciones sobre acuerdos de comercio bilaterales y multilaterales que debiliten los estándares nacionales relacionados con el sector ganadero.
  6. Promover campañas entre los consumidores sobre los beneficios de cambios en la dieta que se alejen del consumo de productos animales y,
  7. Reformas fiscales que apoyen formas y niveles sostenibles de producción y consumo

Para más información sobre producción ganadera insostenible ver el caso de estudio The Environmental and Social Impacts of Unsustainable Livestock Farming and Soybean Production in Paraguay